La expresión del día: «Subirse por las paredes»

Hoy, hablando en un grupo de Whatsapp con unas amigas sobre cómo llevamos estar en cuarentena, una de ellas ha dicho que estaba harta de estar en casa y que se subía por las paredes. Así que me ha parecido perfecto hacer una publicación sobre esta locución verbal, pues seguro que refleja el estado en el que más de una persona se encuentra en estos momentos.

«Subirse por las paredes» es una expresión que usamos cuando queremos describir que sentimos nerviosismo, irritación o ansiedad a causa de algo o alguien.

Su origen parece ser desconocido y en el DRAE empezó a aparecer en 1984.

Otras expresiones en las que se usa la palabra «pared» son:

  • Darse alguien contra una pared. Insistir inútilmente en algo, hacemos todo lo que podemos pero no obtenemos el resultado esperado y nos encontramos en una situación frustrante. El gobierno quiere volver a reunirse con los partidos e la oposición para llegar a un acuerdo sobre los presupuestos, pero no los van a aceptar. Es como darse contra una pared. Esta locución también se usa para expresar que alguien está fuera de sí, enfadado o muy nervioso por algo. Juan a perdido su trabajo. Está que se da contra las paredes.
  • Encerrarse entre cuatro paredes. Con esta expresión explicamos que alguien se encuentra aislado en casa, no quiere salir y se halla “encerrado” en su vivienda. Hace semanas que no veo a Paula. Debe estar encerrada entre cuatro paredes terminando su tesis.
  • Las paredes oyen. Usamos esta expresión para indicar a alguien que debe tener cuidado dónde dice algo importante o secreto, pues lo que dice puede ser escuchado por quienes no queremos que tengan esa información. No está bien que critiquemos al jefe en el trabajo, que las paredes oyen.
  • Estar/ ponerse/ quedarse blanco como una pared. Indica que alguien se ha quedado muy sorprendido o conmocionado a causa de algo. Cuando me di cuenta de que Ana estaba en la habitación y había escuchado toda la conversación, me quedé blanco como una pared.
  • Ser como hablarle a una/ la pared. Referido a una persona, para indicar que no escucha lo qe le decimos. Mi madre no se cuida. Todos los días le digo que tiene que cuidar la alimentación, salir a caminar… Pero es como hablarle a una pared.
  • Poner a alguien contra la pared. Cuando recurrimos a esta locución verbal, indicamos que una persona ha puesto en una complicada situación a otra, que la tiene prácticamente acorralada. Los sindicatos amenzaron con una huelga general y pusieron al gobierno contra la pared.
  • Estar entre la espada y la pared. Estar en una situación difícil por tener que elegir entre dos cosas opuestas. No sé si decirle la verdad o no, estoy entre la espada y la pared. Puedes ver más información sobre esta expresión en una publicación anterior.

¿Hay en tu lengua expresiones con la palabra pared? Compártelas en los comentarios.

Infografía realizada con http://www.piktochart.com/.

La expresión del día: «Me importa un pimiento»

Continuamos con el tema de la comida, y como no podía ser de otra forma, la expresión del día está relacionada con los alimentos.

“Me importa un pimiento” es una expresión que usamos cuando queremos decir que algo nos da igual, que no nos importa.

Algunos dicen que el origen de esta expresión es del siglo XVII. En esta época estaba de moda en el mundo del arte pintar bodegones (cuadros en los que se pintan seres inanimados y objetos cotidianos) y naturalezas muertas. Hay quien dice que en estos cuadros no se pintaban pimientos porque para los pintores no suponía ningún reto, mientras que otras frutas como la granada o el limón eran más difíciles de pintar por su aspecto.

Otras expresiones en las que se usan alimentos son:

  • Salir algo como un churro. Usamos esta expresión para decir que algo nos ha salido mal: No me gusta como me ha quedado la foto, me ha salido como un churro.
  • Ser pan comido. Algo es muy fácil de hacer: No te preocupes por el examen, es pan comido.
  • Ponerse como un tomate. Dar algo mucha vergüenza: Cada vez que le digo algo bueno, se pone como un tomate.
  • Ir pisando huevos. Ir muy despacio: Si no aceleras no llegaremos nunca, vamos pisando huevos.
  • Tener mala leche. Enfadarse muy rápido: ¡Que mala leche tiene Ana! Le dije que no quería ir al viaje y se enfadó conmigo.
  • Cortar el bacalao. Tener el poder en una situación: No importa cómo lo quieras hacer, tenemos que hacerlo como dijo el jefe, que es el que corta el bacalao.
  • Hasta en la sopa. Usamos esta expresión para hablar de algo que se repite costatemente: Estoy cansada de escuchar simpre la misma canción, la ponen hasta en la sopa.

¿Hay en tu lengua más expresiones en las que se usan alimentos? Compártelas en los comentarios.

Infografía realizada con http://www.piktochart.com/.

La expresión del día: «Empezar la casa por el tejado»

Seguimos hablando de la vivienda con el hashtag #yoquieroaprenderespañol y os traemos la expresión “empezar la casa por el tejado”. Como ya sabes, para construir una casa, se empieza por los cimientos, la base, y a partir de estos se construye el resto. No tiene ningún sentido empezar a construir una casa por el tejado.

Como has visto en la imagen, usamos esta expresión para hablar de una alteración ilógica o una incoherencia en el orden. Imagina que tienes un objetivo y unos pasos que seguir para conseguirlo, pero empiezas por el último paso, por ejemplo:

  • Alberto ya ha alquilado un piso en Málaga pero aún no sabe si le han dado el trabajo, ¡ha empezado la casa por el tejado!
  • No voy a pagar el curso hasta saber si tengo plaza, eso sería como empezar la casa por el tejado y perdería el dinero.

Otras expresiones en las que se usan partes de la casa son:

  • Tirar la casa por la ventana. Derrochar dinero: A la boda van más de 300 invitados, van a tirar la casa por la ventana.
  • Tirar piedras sobre el propio tejado. Comportarse contra los intereses propios: No puedes decirle a tu jefe que simpre llega tarde, es como tirar piedras sobre tu propio tejado.
  • Dar con la puerta en las narices. Rechazar de manera brusca o maleducada: Le dije a Marcos que me ayudara con la mudanza y me dio con la puerta en las narices.
  • Tener la sartén por el mango. Tener el control en una situación: Si los niños se portan mal, no les dejaré ir a la excursión. Tengo la sartén por el mango.
  • Pegársele las sábanas a alguien. Quedarse dormido: ¡Lo siento por llegar tarde! Se me han pegado las sábanas.
  • Írsele la olla o la pinza a alguien. Distraerse, decir o hacer tonterías u olvidar algo. ¿Qué has dicho? Perdona, se me ha ido la olla/la pinza pensando en otras cosas.
  • Pagar los platos rotos. Ser acusado de algo sin ser culpable: Si lo ha hecho Andrés, no te enfades conmigo, sino con él. Yo no voy a pagar los platos rotos por algo que no he hecho.
  • Estar como una regadera. Estar loco/a o hacer cosas que no tienen lógica. ¿Pero cómo le hablas así a tu jefe? Estás como una regadera.

¿Conoces la canción de Fito y Fitipaldis que tiene por título la expresión de hoy? Os dejamos el vídeo y la letra para que pongáis un poco de música a vuestra semana.

La casa por el tejado – Fito y Fitipaldis

Ahora sí, parece que ya empiezo a entender

las cosas importantes aquí

son las que están detrás de la piel.

Y todo lo demás….

empieza donde acaban mis pies

después de mucho tiempo aprendí

que hay cosas que mejor no aprender.

El colegio poco me enseñó,

si es por esos libros nunca aprendo a

coger el cielo con las manos

a reír y a llorar lo que te canto

a coser mi alma rota

a perder el miedo a quedar como un idiota

y a empezar la casa por el tejado

a poder dormir cuando tú no estás a mi lado.

Menos mal que fui un poco granuja,

todo lo que sé me lo enseñó una bruja.

Ruinas…. ¿no ves que por dentro estoy en ruinas?

Mi cigarro va quemando el tiempo,

tiempo que se convirtió en cenizas.

¡Raro! No digo diferente, digo raro.

Ya no sé si el mundo está al revés

o soy yo el que está cabeza abajo.

El colegio poco me enseñó,

si es por el maestro nunca aprendo a

coger el cielo con las manos…

 

Infografía realizada con http://www.piktochart.com/.